“Inconcebible. Justo y necesario que el Presidente Trump pida disculpas públicamente a Puerto Rico. Espero que el Partido Republicano en Puerto Rico se exprese con prontitud y haga valer nuestro lugar. Las expresiones del Presidente Trump sobre Puerto Rico hoy son, cuando menos, desacertadas y vergonzosas. Demuestra un craso desconocimiento de la historia y del derecho.  Alguien le debió explicar al Presidente la responsabilidad que carga el Congreso por la crisis fiscal en Puerto Rico. Fue el Congreso quien eliminó la sección 936 del Código de Rentas Internas y hay consenso en que fue el origen de nuestra crisis fiscal. Alguien le debió explicar que los puertorriqueños nos hemos ganado lo que pedimos con sangre. Nuestros soldados han muerto en sus guerras en mayor proporción que cualquier otro grupo étnico minoritario o mayoritario. Alguien le debió explicar al señor Presidente que en 1898 las tropas norteamericanas invadieron a Puerto Rico por la fuerza, y que no llegaron por invitación. Alguien le debió explicar que somos ciudadanos de los Estados Unidos porque el Congreso lo aprobó, no porque lo pidiéramos.  De hecho, lo hicieron para obligar a los puertorriqueños a participar de la Primera Guerra Mundial.  Sus expresiones resultan vergonzosas porque demuestran su desconocimiento y, llamando las cosas por su nombre, su anacrónica visión racista. Puerto Rico debe exigir no menos de lo que se merece”.