A A
RSS

Opinión: Los envejecientes sostienen la economía de Puerto Rico

Tue, Sep 19, 2017

Economía

Por Roberto Orro*

Contrariamente a lo que suele creerse, una población de personas mayores en continuo crecimiento no es una carga económica, ni un problema para Puerto Rico.  Es precisamente todo lo contrario: los envejecientes son quizás el soporte más importante de la economía local en medio de tantas penurias económicas.

La población de retirados, envejecientes y veteranos es la que mantiene a los más jóvenes y no a la inversa.  Es una bendición para la economía que haya envejecientes que reciben beneficios e ingresos del gobierno federal. Mientras que los trabajadores más jóvenes tienen que luchar por empleos inexistentes, los envejecientes les dan trabajo a los negocios existentes.  Sin envejecientes los hospitales y muchos proveedores de salud quebrarían, los centros comerciales y restaurantes – sobre todo los más caros- se vaciarían y los bancos recibirían una nueva sacudida.  El impacto negativo se propagaría a cada rincón y sector de la economía de la Isla.

Las estadísticas son contundentes en cuanto a la aportación de los envejecientes a la economía.  Las asignaciones conjuntas de Medicare a Puerto Rico en fiscal 2016 totalizaron sobre $4,500 millones más del doble de la cifra del 2007.  Los beneficios del Seguro Social, por su parte, superaron los $7,800 millones en 2016, muy superior a los $5,800 que se recibieron en 2007.  A todo esto hay que sumarle los más $1,000 millones que Veteranos está inyectando a la economía local anualmente.   En su conjunto, son más de $13,000 millones, suma que representa casi cuatro veces el total de salarios y beneficios que reciben al año las personas empleadas en la manufactura.   Tampoco se puede pasar por alto que muchos jubilados disfrutan de planes de pensiones privados y rentas originados en periodos de bonanza económica.

Este formidable flujo de recursos compensa en gran medida la falta de grandes exportadores en el sector empresarial local.   Al ser receptores de fondos federales, y por consiguiente generar flujos de dinero desde el exterior, los envejecientes actúan en conjunto como una gran empresa exportadora.  Por el contrario, los jóvenes y adultos, muchos de los cuales dependen directa o indirectamente de los presupuestos de gobierno a nivel estatal y municipal, contribuyen a generar desequilibrios macroeconómicos.  Como escasean las fuentes de trabajo realmente productivos, el gobierno se ve presionado a endeudarse e incurrir en déficit fiscales para ofrecer empleos.

Es difícil aceptar que un país esté mejor mientras la proporción de personas de avanzada edad y de jubilados aumenta, pero así es la realidad de la economía de Puerto Rico, que no funciona a base de lo que produce sino básicamente de lo que recibe y distribuye.  El grueso del sector exportador de Puerto Rico no está en sus empresas locales sino en Washington DC, que es la fuente de las asignaciones federales que aceitan el consumo, el comercio y los servicios en la Isla.

Siguiendo esta lógica, hay que concluir que de nada sirve tener cientos de miles de personas empleadas en actividades con poca o nula productividad, que por décadas se mantuvieron gracias a una ventana de emisión de deuda pública que ya se cerró. De nada sirve tener más jóvenes y adultos en Puerto Rico si no se abren nuevas fuentes de empleo en el sector privado y queda un gobierno quebrado como el único paliativo a la falta de empleos. De hecho, el envejecimiento poblacional, con la consiguiente jubilación de empleados públicos, se ha convertido, imperceptiblemente, en un factor de alivio para las finanzas públicas de Puerto Rico al permitir que se liberen todos los años miles de puestos públicos que la economía local no puede seguir sosteniendo.

El plan de salud del gobierno de Puerto Rico es otro de los beneficiarios de la dinámica demográfica de la Isla.   Se menciona la emigración y los criterios más estrictos de selección como las causas principales de la reducción del número de beneficiarios de Mi Salud, pero se olvidan los miles de individuos que cada año pasan al Medicare y ayudan a reducir la asfixiante presión sobre el plan gubernamental de salud.

De todo lo anterior se desprende una interesante lectura: un súbito aumento del número de beneficiarios del Medicare, Seguro Social y Veteranos en Puerto Rico le daría un fuerte impulso a la economía local.  Si Puerto Rico lograse desarrollar proyectos para atraer y atender a retirados y veteranos de Estados Unidos, su situación económica y financiera mejoraría considerablemente.   Cabe recordar que la Administración de Veteranos es de las pocas ramas del gobierno federal favorecidas en la presente administración de Trump.  La política pública y los planes de desarrollo de Puerto Rico deberían considerar estas opciones.

  • El autor es economista y consultor independiente
Print Friendly, PDF & Email


6 Responses to “Opinión: Los envejecientes sostienen la economía de Puerto Rico”

  1. Kenneth McClintock says:

    A finales de la administración Fortuño el gobernador me autorizó a comenzar a desarrollar una idea para atraer población, actividad económica y compradores de vivienda a Puerto Rico.

    Idealmente, querīamos atraer al 1% de loe 5.4 millones de miembros de la diáspora a que comoran una unidad de las 300,000 unidades de vivienda excedentes en ese momento, todos los años. 54,000 personas adquiriendo 16,000 unidades de vivienda anualmente liquidaría la vmitad de ese excedente. Cada vivuenda vacía que se ocupara, para ser residido por un boricua que se retirara acá, o por una familia que pasara 10 semanas en verano y 2 en Navidades acá, ayudaría a revitalizar el vecindario en que secencuentra, eliminando su deuda con la asociación de residentes o condómines correspondiente, arreglando el hardín, repintando la casa, etc.

    El boricua que se retirara acá gastaría aquí su pensión de $36,000, inyectaría a nuestra economía sus $24,000 de Seguro Social, consumiría en PR los retiros que haga a sus cuentas IRA, 401k’s y de ahorros y generaría gastos cubiertos de Medicaid de $15,000 o más. Al menos una vez al año recibiría a dos o tres familiares qye se gastarian un par de miles de dólares durante su visita.( En fin, el que más o el que menos generaría $80,000 en actividad económica, y probablemente $8-10,000 en recaudos gubernamentales. Si el 25% de esas unidades la ocuparan retirados, se trataría de un incremento anual de al menos $320 millones en actividad económica y $30-40 millones en recaudos fiscales. A ese paso, esa iniciativa generaría $1.6 billones en actividad en el quinto año, y $160-200 millones anuales en recaudos al fisco. Eso es sin contar lo que generarían los no-retirados que compren el 75% restante.

    La administración que nos sucedió no dió continuidad a ese incipiente experimento pero creo que, tomando como base la excelente columna de Roberto Orro, sería propicio retomar la iniciativa!Report

    • incme sabatuchi says:

      excelente presentacion .lo q pasa es q los impuestos d puerto rico son muy altos y corridos .implica q la razon fundamental q las fam c van es buscar trabajo .pero muchos c van porque c hartan del gobierno .si cibertizaran todas las necesidades d esos viejos d lidiar con el gob quizas la idea funcionaria .pero dije todas .si vienen a comprsr y todo todo es con abogados y 8 cuartos olvidaloReport

    • incme sabatuchi says:

      en puerto rico todo es como c hacia en españa kenneth .no dejan tumbar nada .todo es 1 4×4
      .luego todo lo hacen mal d primera intencion .y no hay forma d remodelar esas casas economicamente pues no han innovado nada en contruccion .hay solo 2 o 3 home depot .aunque lo q propones es numericamente interesante y posible condenas a los q regresen a vivir una pesadilla sin finReport

  2. incme sabatuchi says:

    estoy impresionado q el autor ofrece un articulo con ideas para el futiro y q jose ofreciera tambien mas ideas .eso no es normal en puerto rico .antes aqui el unico q daba ideas era yo .me alegro q pude influenciar en algo a algunos seres .algo raro pues en pr nada cambia nunca
    .para competir para atraer viejos de estados unidos con otros paises d latinoamerica es posible pero los impuestos n pr son muy altos y los viejos no los van a querer pagar .simpleReport

  3. J Perez says:

    Excelente. Hacia falta que estos datos salieran a la luz publica.Report

  4. Jose R Oyola says:

    Roberto Orro dió en el clavo. Población de tercera edad será el motor principal del desarrollo económico de PR en Siglo XXI. Falta q el Gobierno reconozca esta realidad y cambie sus prioridades para atender mejor las necesidades de esta población.

    Población de tercera edad no necesita viviendas en urbanizaciones con cuatro cuartos y marquesina, en barrios lejos del centro de los pueblos. Las personas de tercera edad quieren vivir en pueblos q se puedan caminar con seguridad, dónde los servicios de salud, el mercado y los centros de recreación se puedan accesar caminando.

    Población de tercera edad podrá usar las cientos de escuelas cerradas si se transforman en centros verdaderos de la comunidad, q estén atendidos por profesionales y ofrezcan servicios integrados.Report

Donaciones


Opciones de pago

Ad

Sign up for Titulares de Sin Comillas

* = required field

powered by MailChimp!

Archivo

Sin Comillas

Contacto: Luisa Garcia Pelatti